En SLOWERS creemos en un modelo económico y social sostenible, donde se respeta a las personas y al medio ambiente.

Creemos que el crecimiento no puede ser infinito, que el usar y tirar no funciona, y el cansarnos de una prenda de ropa tras haberla usado sólo un par de veces tampoco.

Por eso nuestros zapatos no siguen la moda, y tampoco pasan de moda.

Valoramos el esfuerzo que hay detrás de cada nuevo objeto y por eso trabajamos con diseños que duran varias temporadas. Porque si son bonitos el primer día, también son bonitos a los dos años (y a los cinco).

Son zapatos para el día a día, fáciles de combinar, cómodos y polivalentes, en definitiva, lo que nosotros entendemos por un zapato slow.

Nos gustan las cosas duraderas, que se diseñan desde el corazón y se fabrican con cariño y respeto. Nos gusta llevar el concepto slow a cada uno de nuestros zapatos, transmitir esta filosofía en la que menos es más, la vida se saborea a fuego lento y el placer de las pequeñas cosas se vuelve relevante.

Así es el proceso de creación de nuestras SLOWERS.

En Slowers respetamos al medio ambiente (usamos tejidos orgánicos certificados), respetamos a los animales (no usamos ningún material de origen animal) y respetamos a las personas (fabricamos en talleres familiares de España).

Pensamos que ésta debería ser la forma habitual de trabajar y no la excepción. Nosotros no entendemos otra forma de hacer las cosas.

Gracias por visitarnos.